Descubren un nuevo efecto nocivo del ibuprofeno

Un estudio advierte de que su combinación con anticoagulantes orales aumenta el riesgo de sangrado e infarto.

Una revisión del estudio ‘RE-LY‘ ha mostrado una asociación entre el uso de anti-inflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno y el aumento de sangrado mayor e infarto en personas con fibrilación atrial que están tomando anticoagulantes orales.

El análisis, realizado por Anthony P. Kent, de la Yale New Haven Health, de Bridgeport (Connecticut, Estados Unidos) y publicado en el Journal of the American College of Cardiology, toma como referencia una subpoblación de algo más de 2.200 pacientes, de los más de 18.000 que participaron en el estudio.

Estos pacientes son los que, en algún momento del ensayo, tomaron al menos una vez algún tipo de anti-inflamatorio no esteroideo, como ibuproeno, naproxeno, meloxican, diclofenaco o ketorolac.

Mayores tasas de sangrado e ictus isquémico

Estos participantes tuvieron tasas significativamente mayores de sangrado: 5,4 por ciento frente a 3,2 por ciento. Además, el riesgo de ictus isquémico fue significativamente más elevado, mientras que el ictus hemorrágico fue similar.

No obstante, el estudio tiene ciertas limitaciones, ya que no hay datos suficientes sobre la dosis utilizada o las causas por las que los pacientes tomaron estos medicamentos, que pueden tener que ver con el aumento en el riesgo de sangrado.

Ibuprofeno y anticoagulantes, un “doble problema”

El artículo publicado en el Journal of the American College of Cardiology se complementa con un editorial en el mismo número, firmado por Sam Schulman, de la Universidad McMaster de Hamilton, Ontario (Canadá), y James Aisenberg, de la Icahn School of Medicine de Mount Sinai, Nueva York (EEUU).

Este editorial advierte de que el uso de anti-inflamatorios no esteroideos conjuntamente con anticoagulantes orales (el estudio comparaba dabigatrán con warfarina) puede suponer un “doble problema” para el paciente.