Que se respete el federalismo

Junto a los farmacéuticos bonaerenses, cada vez más distritos aprueban normas locales para prohibir el desembarco de las farmashopping. En este contexto de lucha por la defensa de nuestro modelo sanitario, necesitamos que la población respalde a las farmacias de barrio y sobre todo, que se actúe en defensa de la Ley 10.606.

Este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebra su 70º aniversario y convocó a los profesionales sanitarios a realizar una serie de actos que comenzaron el 7 de abril, Día Mundial de la Salud, para garantizar que todas las personas, en cualquier lugar, puedan tener acceso a servicios de salud esenciales y de calidad sin tener que pasar apuros económicos.

Los farmacéuticos avalamos la convocatoria y avanzamos hacia la consecución de estos objetivos relacionados con la salud de nuestros pacientes.

Por eso el lunes 9 de abril convocamos una Jornada Farmacéutica para respaldar el modelo sanitario de farmacias que promueve la OMS.

Cientos de colegas nos encontramos frente a la Procuración General de la Nación (PGN), en la Ciudad de Buenos Aires, lugar donde se encontraba el dictamen que la Corte Suprema de Justicia de la Nación esperaba desde hace meses para tomar una decisión en el caso de las farmashoping.

Los dictámenes son una parte esencial del proceso para que los jueces decidan la cuestión que están tratando. Es mucho más que una simple opinión, en ese documento la Procuración General de la Nación representa el interés general de la sociedad y toma posición sobre el conflicto que se esté discutiendo.

Ese día la Farm. Isabel Reinoso, presidente de la Confederación Farmacéutica Argentina (CoFA) y nuestro Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires habló a los colegas presentes:

“Como todos saben, en el año 2012, Mario Quintana le inicia un juicio a nuestra provincia para poder desregular la ley de farmacias. El año pasado, entra el expediente a la Corte Suprema de la Nación y, en realidad, sale inmediatamente a este edificio en el que estamos hoy parados y allí está el expediente donde se va a dirimir si el modelo sanitario está por encima del modelo de mercado que pretende Quintana.

El día 9 de febrero fuimos convocados por la Procuración a este mismo edificio, para poder defender junto con la fiscalía de estado de la Provincia de Buenos Aires, el modelo sanitario de farmacia que lleva la atención farmacéutica y el medicamento a dieciséis millones de bonaerenses. Modelo que es ejemplo para el país y nuestro continente y que solamente a Mario Quintana se le ocurre cuestionar en la justicia, algo que debería hacer en la Legislatura.

También sabemos que la Procuración tiene un procurador interino y nosotros confiamos en él, confiamos en Casal. Pero en quien no confiamos es en Mario Quintana que presiona al poder judicial para revertir lo que la Justicia bonaerense ya le respondió en todas las instancias: que no tenía razón.

Estamos aquí, en el día mundial de la salud para poder defender nuestra ley sanitaria y a los millones de bonaerenses, para que accedan al medicamento, porque es un bien social y no un bien de mercado”.

El papel de los legisladores

Durante toda la campaña en defensa de nuestras leyes y el modelo sanitario de farmacias, hemos trabajado con los legisladores de todas las fuerzas políticas que se han manifestado a favor de nuestro reclamo.

Isabel Reinoso destacó ese trabajo en su discurso frente a la Procuración: “Nosotros no estudiamos cinco años en la universidad para vender caramelos, papas fritas o golosinas. Es una lucha desigual, porque todos sabemos, que el señor Quintana, está ocupando un lugar estratégico en el gobierno nacional. Pero no estamos solos, nos está acompañando hoy el Diputado Lisandro Bonelli, quien presentó un proyecto en la Legislatura de la Provincia para poder defender el modelo sanitario de farmacias.

Y estamos todos convocados para que el día 26 de abril vayamos a la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, a apoyar el proyecto que ha presentado. Porque la Ley de Farmacias se debate en la legislatura y no como quiere Quintana, en el Poder Judicial.

Nosotros sabemos que para que la Corte pueda notar el expediente, primero tiene que emitir la procuración. Le pedimos al Procurador Casal que no se deje presionar por el Ejecutivo; confiamos en la Justicia de nuestro país, seguimos confiando en la independencia de poderes, también confiamos en el federalismo, un tema de la Provincia de Buenos Aires, la salud, el ejercicio de las profesiones no fue delegado al gobierno nacional. Por eso estamos aquí pidiendo y defendiendo al modelo sanitario y diciendo no al monopolio, pero también que se respete el federalismo de nuestro país, que no sean solo palabras, que sean hechos concretos. La Corte de Nación nada tiene que opinar, porque ya opinó la Provincia de Buenos Aires.

Si al señor Quintana no le gusta nuestra ley, no le conviene nuestra ley y quiere forzarla para cambiarla en la Justicia, le decimos que vaya a la Legislatura de la Provincia, con un proyecto y se debata donde se tiene que debatir que es en la Legislatura. El poder Ejecutivo no puede seguir presionando al Poder Judicial y también al Legislativo como lo está haciendo”.

Lamentablemente el dictamen de la Procuración General de la Nación fue a la medida de las farmashoping. Para los farmacéuticos fue un claro ataque al federalismo en defensa de los negocios de un funcionario público.

En su dictamen, los procuradores fiscales Laura Monti y Eduardo Casal, recomiendan hacer lugar al recurso de queja presentado por Quintana y su cadena, para revocar lo actuado por la justicia bonaerense.

En muchos pasajes del documento utiliza normativa que regula a la industria farmacéutica o las droguerías, sin relación alguna con la dispensa de medicamento de las farmacias, para luego basar su argumento en el decreto desregulatorio de Domingo Cavallo, que en los noventa proponía que “Cualquier persona física o jurídica de cualquier naturaleza (pudiera) ser propietaria de farmacias, sin ningún tipo de restricción de localización”.

Es el párrafo que mejor define el espíritu del dictamen. Es un golpe al corazón de la ley vigente en nuestra provincia, que nos obliga a todos los farmacéuticos a establecer una red cada vez mayor con presencia en todos los rincones de Buenos Aires.

El dictamen no sólo contradice las sentencias de todas las instancias de la provincia de Buenos Aires, incluyendo a la Suprema Corte bonaerense, también va contra conceptos que nuestra ley custodia y que fortalece con su cumplimiento: la salud no es una mercancía, las farmacias constituyen un servicio público y el medicamento es un bien social.

Los procuradores Casal y Monti eligen desterrar estas cuestiones tan trascendentes.

Pero el dictamen fue sólo una recomendación y NO ES VINCULANTE. La Suprema Corte puede dictar una sentencia completamente diferente.

Hay consideraciones en el dictamen sobre las competencias para establecer la capacidad de las personas humanas y jurídicas y considera que la Ley 10.606 no puede prohibir a una Sociedad Anónima (S.A.) ser titular de farmacias. Pero se trata de un razonamiento forzado para justificar el resultado favorable a la cadena de farmacias y su modelo de negocios.

Bajo ninguna circunstancia puede admitirse que la Ley 10.606 avance sobre atribuciones exclusivas del Congreso de la Nación (arts. 75 inc. 12), tal como sugiere la Procuradora.

Además, no se trata de la mera regulación del comercio, sino del ejercicio del poder reglamentario en materia de salud.

Los procuradores Casal y Monti olvidan que el Decreto 2284/91 se ocupaba de la desregulación del Comercio Interior de Bienes y Servicios y del Comercio Exterior, del mercado de capitales y de una reforma fiscal entre otras cuestiones. No tiene vínculo con la actual Ley 10.606 que regula la actividad farmacéutica y su constitución en servicio público, y recuerda la condición de bien social que tiene el medicamento en la Constitución bonaerense..

Ahora debemos esperar que la Corte Suprema sostenga el modelo sanitario ejemplar que regula la Ley 10.606, en lugar de privilegiar a una corporación que cuenta con el respaldo del poder político de turno.

A la Gobernación

Respondiendo a la convocatoria realizada en el discurso frente a la Procuración, Farmacéuticos de toda la provincia caminamos en defensa de la ley, del modelo sanitario de farmacias para la provincia de Buenos Aires y de nuestro futuro como profesionales de la salud.

“Le pedimos a la Gobernadora Vidal que detenga este avasallamiento a nuestra provincia, puede hacerlo pidiendo que se respete la autonomía provincial” pidió Isabel Reinoso.

Caminamos desde la sede del Colegio Central hasta la Gobernación, entre cantos y reclamos a las autoridades, para que escuchen el reclamo farmacéutico.

Frente a la Casa de Gobierno, Isabel Reinoso habló nuevamente: “Desde el abrazo a la Corte Suprema de la Nación, el 12 de octubre del año pasado, los farmacéuticos esperamos el dictamen de la Procuración General de la Nación, que ha sido bochornoso y a medida de los intereses de este monopolio, socavando la economía de la provincia de Buenos Aires y de las provincias del resto del país.

Como nuestra gobernadora hace silencio, se ha producido un movimiento de abajo hacia arriba. Todos los Consejos Deliberante de la Provincia de Buenos Aires están debatiendo si quieren un modelo sanitario o quieren un modelo de mercado. Esa es la discusión, si la Provincia de Buenos Aires va a tener un modelo sanitario que favorezca a la gente y respete el ejercicio de la profesión farmacéutica o si va a ser un modelo de mercado que solamente dé prioridad a la rentabilidad de los empresarios.

En esta lucha desigual nos acompañan las Universidades de toda la Provincia, las autoridades, los profesores, los alumnos que son el futuro y que se están formando en salud y tienen muchísima preocupación porque cuando tengan su título universitario, van a  tener que empezar a cursar marketing y administración de empresas. Nos acompañan los Colegios profesionales, las profesiones que no tienen nada que ver con la salud, médicos, ingenieros, contadores, abogados, todos los profesionales de la provincia de Buenos Aires y también del país.

Nos acompañan también los Organismos Internacionales, el Foro Farmacéutico de las Américas, la Federación Internacional de Farmacias y la Federación Sudamericana de Farmacia. También nos acompañan sindicatos de APM, las droguerías, las cooperativas farmacéuticas de la Provincia. Nos acompaña también la Industria Nacional Argentina, porque saben lo que es dar trabajo en el suelo argentino y tener la responsabilidad que tenemos nosotros de ejercer una profesión y dar fuentes de trabajo. Hoy todo se ve amenazado por un funcionario que sólo quiere es enriquecerse con esta empresa y venderla al mejor postor cuando no le dé más rédito.

Pero para ese entonces se habrá destruido toda la red capilar de farmacias como ha pasado en Chile y en otros países del mundo. Cuando imperan las cadenas, se destruyen las farmacias pequeñas y medianas de los barrios, de los pueblos. En nuestra provincia podemos decir con orgullo que donde no hay otros servicios, hay un farmacéutico y una farmacia dando y brindando salud a toda la población.

Esto no es una cuestión corporativa, lo único que hace el Colegio es velar por el cumplimiento de una ley democrática sancionada en la Legislatura.

Lo que hace el Colegio, es defender a la profesión farmacéutica, seamos empleados, asociados o propietarios de farmacias, porque transformar el ejercicio de una profesión de salud en un mero vendedor de papas fritas, es denigrar a la profesión toda. Lo que hace el Colegio, es trabajar con las Universidades en la cuales nos formamos para poder aportar y mejorar la carrera de Farmacia, para que los futuros farmacéuticos sean mejor que nosotros, mejor en el servicio día tras día”.

Carta abierta a la Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires

Durante el evento frente a la Casa de Gobierno, Isabel Reinoso leyó una carta pública que también fue entregada a los medios, parte de esa carta decía:

Los Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires, siete mil seiscientos profesionales, formados en salud, ejerciendo en hospitales, droguerías, farmacias, laboratorios públicos y privados en territorio bonaerense, solicitamos varias veces una reunión con la Gobernadora Vidal, para hablar sobre el servicio sanitario que le damos a los dieciséis millones de bonaerenses todos los días.

Nos hubiese gustado charlar personalmente, pero lamentablemente nunca nos concedió una reunión, ni permitió está posibilidad. Es por ello que hacemos pública nuestra tristeza por su silencio y por la falta de reconocimiento a nuestra profesión y a nuestro trabajo social.

En nuestra provincia se fabrican medicamentos, se distribuyen a lo largo y a lo ancho de sus 307.000 kilómetros cuadrados y se dispensan los tratamientos farmacológicos a nuestros vecinos y pacientes.

Todos los días. Todos los años. Lo saben sus hijos, sus padres y su abuelos.

Es la red sanitaria más eficiente y es el mejor ejemplo de integración entre lo público y lo privado que tiene nuestro país.

Somos una red de farmacias que abarca toda su provincia, que hace prevención, educación para la salud, vacunación y muchos más servicios farmacéuticos basados en los principios de Atención Primaria de la Salud que establecieron la OMS / OPS y la FIP.

Nos nutren conceptos modernos que posibilitan el acceso al servicio sanitario de calidad que se merecen todos los bonaerenses.

La ley de ejercicio profesional en la Provincia, de corte netamente sanitario, permitió que nuestro conocimiento, capacitación y servicios lleguen a cada rincón de esta vasta  provincia.

Nuestra legislatura la sancionó y luego la perfeccionó.

Todos los gobernadores la defendieron como modelo sanitario.

Fue tomada como ejemplo en otras provincias y es reconocida entre las mejores normativas del mundo, sobre este tema.

La justicia bonaerense la convalidó y el Fiscal de Estado la defendió con sólidos argumentos sanitarios y constitucionales, contra los ataques de una empresa que quiere  transformar un modelo sanitario, en un modelo comercial, sólo por codicia y para obtener el mayor rédito económico posible para un pequeño grupo de personas.

Los Farmacéuticos y estudiantes de la carrera de farmacia de las principales universidades del país, distintos colegios profesionales de la provincia de Buenos Aires, muchas instituciones nacionales e internacionales, la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos, ex gobernadores y Ministros de salud de la provincia ya se han pronunciado en defensa del Modelo Sanitario que establece la ley 10606: un servicio de utilidad pública en salud y no mero comercio de medicamentos.

Como si esto fuese poco, los Consejos Deliberantes de nuestra provincia están debatiendo y apoyando la defensa de esta ley provincial.

Gobernadora Vidal, no le pedimos que defienda lo que estuvo en juicio, porque ya lo hizo el Fiscal de Estado provincial y el Colegio de Farmacéuticos como tercero coadyuvante. Pero usted puede detener este avasallamiento a nuestra provincia, puede hacerlo pidiendo que se respete la autonomía provincial.

También está en sus manos definir, como lo hicieron todos los gobernadores que la precedieron, si el servicio farmacéutico estará regido por las normativas de salud o por el  libre mercado.

Está en sus manos defender el ejercicio de todas las profesiones universitarias en territorio bonaerense, como lo dice la constitución provincial.

Nosotros los Farmacéuticos y los alumnos de la carrera de farmacia lo vamos a seguir haciendo, porque representa nuestro futuro y el de muchas familias que trabajamos honestamente todos los días.

Estudiar en la universidad una carrera de salud representa un gran esfuerzo personal y de nuestras familias, por eso consideramos injusto que se de luz verde a un empresario que hace años actúa entre las sombras y fuera de la ley.

Nosotros, farmacéuticos y estudiantes de farmacia, estamos acompañados cada día por numerosas entidades, intendencias, legisladores y por nuestro pueblo, le pedimos que nos dediqué sólo diez minutos de su tiempo. No debemos esperar que se pronuncie la Corte Suprema de Justicia de la Nación porque se trata de un tema que es de competencia provincial.

Los 7600 farmacéuticos y los estudiantes de la carrera de farmacia se lo solicitamos antes que sea demasiado tarde.

A la Legislatura

Luego del discurso los colegas caminaron hasta legislatura provincial, para apoyar el proyecto del diputado Bonelli, para proteger el articulo 14, que detalla quiénes pueden instalar farmacias en territorio bonaerense y asegura la participación de los farmacéuticos unipersonales o asociados y evita que una o varias farmacias puedan ser propiedad de una sociedad anónima.

Horas después el proyecto que declara de carácter “taxativo” la actual Ley 10606, que cuenta con el respaldo de nuestro colegio profesional, se aprobó en la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires.

Ahora vamos a la Cámara de Senadores de la provincia para pedir que también apoyen esta iniciativa.

Fue un gran paso para la comunidad farmacéutica que caminó desde el CFPBA hasta la Casa de Gobierno y luego a la Legislatura para pedir a nuestros representantes que cuiden las leyes sanitarias vigentes. «

Las ordenanzas

En el evento frente a la Procuración Isabel Reinoso habló de un fenómeno político social único que se está desarrollando en nuestra provincia: “…como lamentablemente, nuestra Gobernadora y el Poder Ejecutivo, no se pronuncian sobre el modelo de farmacias que quieren para Buenos Aires, sí lo están haciendo los consejos deliberantes de todos los partidos de la Provincia. Sigamos trabajando porque sabemos que nos asiste la razón y la justicia. Sigamos trabajando en cada partido hasta que se haga justicia”.

Un movimiento regional que no se detuvo desde entonces y que al cierre de esta edición del BFB ya acumula más de sesenta ordenanzas y comunicaciones en repudio a las farmashopping.

Como modelo sanitario.

Fue tomada como ejemplo en otras provincias y es reconocida entre las mejores normativas del mundo, sobre este tema.

La justicia bonaerense la convalidó y el Fiscal de Estado la defendió con sólidos argumentos sanitarios y constitucionales, contra los ataques de una empresa que quiere  transformar un modelo sanitario, en un modelo comercial, sólo por codicia y para obtener el mayor rédito económico posible para un pequeño grupo de personas.

Los Farmacéuticos y estudiantes de la carrera de farmacia de las principales universidades del país, distintos colegios profesionales de la provincia de Buenos Aires, muchas instituciones nacionales e internacionales, la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos, ex gobernadores y Ministros de salud de la provincia ya se han pronunciado en defensa del Modelo Sanitario que establece la ley 10606: un servicio de utilidad pública en salud y no mero comercio de medicamentos.

 

Lee el boletín completo aquí.